Hacia un nuevo pacto social para “González y Tapia”

 

Sociólogo, cientista político especializado en políticas y gestión pública. Director de Flacso-Chile. Ha sido investigador y consultor en diferentes organismos internacionales como PNUD, GIZ y Banco Mundial.

 

Estamos viviendo un “fin de ciclo” con respecto a la forma en la que ha venido organizándose la sociedad y la relación entre esta y el Estado. La pandemia exacerba tendencias presentes en Chile desde hace una década o más, que reflejan un agotamiento en la manera en cómo se produce y distribuye la riqueza; cómo y quiénes son responsables de la provisión de los bienes y servicios públicos; cómo se toman las decisiones, sobre qué materias y cómo se procesa la participación política de los ciudadanos y; finalmente, sobre cómo nos relacionamos con nuestro ecosistema.

Estas dimensiones estarán presentes en el debate constitucional que se avecina, pero lo exceden largamente ya que la nueva configuración requiere debates de ideas, arreglos institucionales y políticos de más largo aliento, leyes específicas, nuevos enfoques en políticas públicas y un mayor involucramiento de ciertos actores. En suma, estamos en medio de un debate ideológico y en un proceso de experimentación, de ensayo y error de nuevos marcos institucionales e instrumentos de política. Ejemplo de esto son las discusiones sobre un nuevo sistema de pensiones, la renta básica universal o la gratuidad de la educación superior.

El nuevo estudio del Observatorio Nueva Constitución que contiene un análisis de las propuestas de las candidaturas a la Convención Constitucional, permite advertir como se desplegarán algunas de estas dimensiones, dependiendo de quienes sean las listas elegidas este fin de semana y la fina línea de corte que significa el quórum  de 2/3.

De las casi 32 mil propuestas que presentaron los 1,468 candidato(a)s cerca del 60% se concentran en 6 temas muy concretos: valores y principios, la forma del régimen político, los derechos sociales, los nuevos derechos, pueblos indígenas y, el modelo jurídico del Estado. Existe una clara preminencia en las propuestas que subrayan los nuevos derechos y los derechos sociales.

Vale la pena describir donde estarán los principales consensos y divergencias de lo que será la piedra angular de un nuevo pacto social que está en proceso de construcción, al menos en cinco de las materias señaladas.

Con respecto a los principios sobre la democracia, la dignidad humana hay consensos transversales entre los partidos de izquierda, centroizquierda y centro derecha, así como entre las candidaturas independientes. Hay también un alto consenso respecto a la incorporación en la Constitución, de valores con respecto a la ecología y la igualdad de género en la que las candidaturas de centro derecha tienden a desmarcarse.

Igualmente, hay una amplia convergencia con relación a avanzar hacia un modelo de gobierno semipresidencial o presidencial con fuertes modificaciones y también sobre la posibilidad de tener un Estado unitario descentralizado con un énfasis en la dimensión política y fiscal de dicha descentralización. Conviene advertir que, sobre todo en las candidaturas independientes y de regiones, es donde esto tiene una consideración central.

En los derechos sociales es notoria la importancia que tienen los derechos de los trabajadores, la seguridad social  y los derechos a la educación y la salud. Los dos  primeros, en sus aspectos vinculados con el derecho a la huelga, a la negociación colectiva y a la idea de una justa remuneración, así como una reforma profunda a las AFP y su reemplazo por formulas mixtas o de reparto solidario son gravitantes para las listas de izquierda y centroizquierda.

Un dato potente, advertido en los últimos años (Latinobarómetro 2020, PNUD 2020), es el espacio ganado por nuevos derechos como la equidad de género y diversidad sexual, a vivir en un medioambiente sano y la gestión de los recursos naturales, particularmente el agua. Claramente en el primero existen un sentido común compartido entre la mayoría de las  listas, mientras los últimos son banderas importantes entre listas independientes, de izquierda y centroizquierda.

Es probable que estos puntos de convergencia y disenso no sean novedad. Estaban en el ánimo de muchos desde hace mucho. El cambio medular después del domingo es si ellos se institucionalizan y conforman las bases de un pacto social, distinto al vigente.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Puntos de Vista

Desigualdad digital: transformar las mal llamadas “zonas rojas” en territorios de oportunidades

Desigualdad digital: transformar las mal llamadas “zonas rojas” en territorios de oportunidades

En la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible se define como eje transversal la expansión de las tecnologías de la información y la comunicación y la interconexión global para acelerar el progreso humano. El acceso universal a la tecnología de la información es clave para superar pobreza y disminuir desigualdades. ¿Hemos logrado avanzar en este campo? Rodrigo Ramírez nos invita a revisar los desafíos y oportunidades que aún tenemos que enfrentar.

¿Parecidos?

¿Parecidos?

En su nuevo artículo “¿Parecidos?”, el director de Flacso-Chile, Fabricio Franco, analiza las razones por las cuales el crecimiento económico parece no ser un factor suficiente para alcanzar mayor bienestar social. En el texto, compara la evolución económica y social de Chile con países cuyos grados de crecimiento han sido similares en las últimas décadas y que, sin embargo, han conseguido niveles de distribución de la riqueza distintos al de nuestro país.

¿A quiénes representan quienes nos representan?

¿A quiénes representan quienes nos representan?

El Observatorio Nueva Constitución, en su segundo informe, presentó los perfiles de las 1.468 candidaturas a convencionales en base a los antecedentes públicos de los postulantes. Entre sus conclusiones un significativo dato merece atención: cerca del 63% de las candidatas y candidatos tienen educación superior y, la mayoría de ellos, está en las listas de partidos políticos.